5 grandes escenas de Tarantino

A próposito del cumpleaños número 52 de Quentin Tarantino repasamos algunas de sus escenas más geniales.

5. Djando desencadenado: La cabalgata del Ku Kux Klan

Django es la última película de Tarantino y es un western que homenajea a varias películas del género, como las de Sergio Leone. Trata la historia de un esclavo negro (Jamie Foxx) que es liberado por un excéntrico cazador de recompesas (el ganador del Oscar Christoph Waltz). Ambos emprenden un mismo viaje con distintas motivaciones donde, al estilo de Tarantino, sobran la sangre y los diálogos memorables. En esta escena, un grupo de miembros del Ku Klux Klan van tras los pasos de Django y se encuentan con algunos delirantes problemas, como el tamaño de los agujeros de las máscaras.

4. Kill Bill Vol.II: Elle Driver vs Beatrix Kiddo

Antes de homenajear a los western, Tarantino rindió tributo a las películas de artes marciales y samurais. Fue pensada como una sóla película pero por una cuestión de duración se dividió en dos. En ese segundo acto, “La novia” (Uma Thurman) tiene un enfrentamiento con una de sus enemigas Elle Driver (Daryl Hanna), que incluye todo tipo de técnicas de artes marciales, con un desenlace cruel e inesperado.

3. Bastardos sin gloria: El reclutamiento del apache

Pocos se hubieran imaginado a Tarantino haciendo una película sobre el nazismo y la segunda guerra mundial. Sin embargo, consiguió imprimirle su estilo, creando increíbles personajes (como el maquiavélico oficial de la SS Hans Landa, encarnado por Christoph Waltz). En esta escena se introduce el personaje de Brad Pitt, Aldo el apache junto al resto de los bastardos. En menos de 3 minutos, el apache deja bien clara cuál es la misión: matar nazis.

2. Perros de la calle: La danza de la oreja

La ópera prima de Quentin es sin duda una de sus mejores películas. Cuenta la historia de un simpático grupo de ladrones que sufren varios contratiempos a la hora de ejecutar un asalto en una joyería. Dividida en capítulos, con saltos temporales y charlas delirantes, Tarantino ya mostraba varias de las cualidades que lo convirtieron en un director y guionista de culto.

1. Pulp fiction: Ezequiel 25.17

Estrenada en 1994, esta es claramente la película que lo catapultó a la fama. Con John Travlta y Samuel Jackson en estado de gracia, representando a dos mafiosos muy particulares, esta cinta nos regala algunas de las escenas más memorables de su filmografía, como esta donde Jules Winnfield recita su cita favorita de la Biblia, Ezequiel 25.17 (que es en gran parte ficticia). Ojalá algún día nos digan que llevaban en ese maletín.

La cita completa:

“La senda del hombre justo esta por todos lados
rodeado por las injusticias de los egoístas
y la tiranía de los hombres malos.
Bendito sea aquel  que por caridad
y  buena voluntad saque a los debiles de las sombras
porque es el auténtico guardián de su hermano
y el descubridor de los niños perdidos.
Y yo destruiré con gran venganza
y con furiosa ira a aquellos que intenten destruir a mis hermanos,
y tu sabrás que mi nombre es El Señor cuando desate mi venganza sobre ustedes”

De yapa dos de sus escenas más graciosas:

  • El reloj de oro (Pulp Fiction)
  • El multilingüe Hans Landa (Bastardos sin gloria)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s