Terminator: Una saga venida a menos

El pasado jueves 9 de Julio se estrenó Terminator Génesis la quinta película de la saga. Con varios giros argumentales, esta entrega se propone un reinicio en los acontecimientos presentados en las dos primeras, ignorando lo que sucedió en las dos posteriores. A priori parece una mezcla de todo lo que ya se vio, con cambios en la historia que tienen muchas chances de complicarlo todo.

En el año 1984 John Cameron sorprendió al mundo entero con The Terminator una pequeña película de ciencia ficción que rápidamente se convirtió en una cinta de culto. Con un presupuesto de 6 millones de dólares, el director estadounidense logró componer una película con una historia atrapante, que combina a la perfección las paradojas temporales con escenas de acción y suspenso para el recuerdo.

El robot T-800 actuado por Arnold Schwarzenegger, es uno de los villanos más icónicos de la historia del cine. Esta máquina de matar implacable parece ser un papel hecho a la media de Schwarzenegger, que es sabido no cuenta con un gran registro actoral, pero sin dudas nació para interpretar al T-800. Todo esto sin dejar de lado la historia romántica entre Kyle Reese y Sarah Connor, tan importante en el argumento como el mismísimo fin del mundo.

La histórica escena del boliche:

En el año 1991 llegó la secuela Terminator 2: El día del juicio final. Refutando por completo la premisa de que las segundas partes nunca son buenas, esta entrega se convirtió en una de las mejores secuelas de la historia, ya que iguala y en varios aspectos supera lo hecho en la primera. Esta vez con una presupuesto mucho más grande, la película fue un éxito total de taquilla y de crítica.

Nuevamente con la dirección de John Cameron, esta vez el T-800 de Schwarzenegger es el héroe de la historia ya que es enviado para proteger al joven John Connor interpretado por Edward Furlong.

Esta nueva edición nos regala escenas para el recuerdo, como el escape de Sarah Connor del manicomio, la destrucción de Ciberdyne y el emotivo final. Una historia bien contada e incluso con acertados momentos de humor, más que nada en la entrañable relación entre el Terminator y John Connor. Es destacable también la evolución del personaje de Sarah Connor, que aquí se transforma en una de las mejores heroínas de acción y la participación de Robert Patrick como el T-1000, un villano de antología.

Una de las frases más famosas de la saga:

Recién en el 2003 llegó la tercera parte Terminator 3: La rebelión de las máquinas. Esta secuela significa un paso atras en la saga y mucho tuvo que ver, seguramente, el alejamiento de John Cameron. En esta oportunidad la dirección estuvo a cargo del menos experimentado Jonathan Mostow.

La película en sí no es mala, tiene interesantes escenas de acción y presenta una historia creíble. El problema es que es inevitable no compararlas con sus predecesoras, que habían dejado la vara muy alta. El mayor error es que intentó copiar todo lo que habían conseguido las películas anteriores y se quedó a mitad de camino.

Las actuaciones tampoco ayudaron mucho, ya que Nick Stahl no está muy convincente en el papel del ya adulto John Connor, Claire Danes tampoco convence como su futura pareja Katherine Brewster y la villana de turno, la modelo Kristanna Loken, queda muy lejos de la memorable interpretación de Robert Patrick en Terminator 2.

En el año 2009 llegó Terminator Salvation, dirigida por McG, conocido por Los ángeles de Charlie 1 y 2. Esta entrega pretendía ser un reinicio que de el puntapié para una nueva trilogía ubicada en el futuro, donde Skynet y las máquinas ya dominaban el mundo y John Connor ya era el líder de la resistencia humana.

El argumento era a priori interesante ya que nos permitía ver, por primera vez en profundidad, este futuro post apocalíptico que es uno de los ejes centrales de toda la saga. Sin embargo, el resultado final es pobre y queda muy lejos de las entregas anteriores. El argumento nunca termina de despegar y la elección de hacer algo nuevo con menos referencias a lo que ya se había visto termina siendo extraña, al punto de que no llega a parecer una película de Terminator.

Ya sin Arnold Schwarzenegger, el elenco no se destaca demasiado, ya que Christian Bale no reluce como John Connor, un actor que es siempre eficiente pero esta vez pareciera que no se involucró mucho con su papel, incluso tuvo problemas con algunos miembros de la producción. Sam Worthington tampoco logra convencer en su deslucido personaje, sólo se salva Anton Yelchin como el joven Kyle Reese.

Terminator Génesis tomó un camino diferente a las otras secuelas, ya que supone un reinicio y un cambio drástico en los hechos ya conocidos pero a la vez homenajea y parte desde la misma base que Terminator I y además vuelve a contar con Arnold Schwarzenegger interpretando al mítico T-800. Veremos cómo se reacomoda esta quinta parte en la saga, si la taquilla acompaña seguro tendremos Terminator para rato.

Actualización: Reseña de Terminator Génesis: https://peliculosiscine.wordpress.com/2015/07/20/terminator-genesis-complicado-y-aturdido/

Trailer oficial de Terminator Génesis subtitulado:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s